Sustancias rutinarias

El tabú social del concepto de droga se hace cada vez más débil. La sociedad diferencia las drogas duras de las blandas, asumiendo el consumo de estas últimas como algo natural y aumentando el espectro de población que acude a ellas. 

Así, la cartera de opciones derivadas de las drogas tradicionales se amplía. Surgen nuevos productos que se adaptan a las situaciones cotidianas, evitando los excesos, y que se integran de manera menos friccionada en nuestro día a día. 

Lo que parecía impensable hace unos años, ahora se ha convertido en una alternativa real más saludable, que no compite con el estado de salud, las creencias religiosas o el embarazo, entre otras cuestiones. 

Trend axes

  • CBD
  • Psychedelics
  • Mindful drink
  • Sober-curious

El resultado no da igual

La categoría de bebidas sin alcohol, o con menos del habitual, también está en auge. Aunque ya hace años que se abrieron paso la cerveza, el vino y la sidra sin alcohol, ahora podemos encontrar todo tipo de espirituosos desalcoholizados o versiones light con menos graduación e, incluso, calorías.

Una categoría de productos que responde a un cambio claro en el comportamiento de las personas más jóvenes. Lejos de parecer que la tendencia en el consumo de alcohol se hereda de unos segmentos de la población a otros, lo cierto es que cada generación bebe menos que la anterior. 

Así lo refleja un informe del Ministerio de Sanidad, que recoge que solo el 10% de la generación Z bebe alcohol entre semana, mientras que entre baby boomers esta cifra llega al 30%.

Spotlights

1.

Las drogas y sus derivados empiezan a formar parte del día a día de la sociedad. Será clave ver hasta qué punto se diluye la barrera, una vez se dé el paso, entre lo legal y lo ilegal. 

2.

La generación Z se muestra más preocupada por el bienestar de su cuerpo y cada vez se desvincula más de las drogas tradicionales, poniendo el foco en nuevos derivados y contextos de uso. 

3.

La irrupción de nuevas categorías de no alcohol y low alcohol abren la puerta a un consumo más responsable y prolongado a lo largo del día, que llega un público más amplio. 

4.

Es importante tener en cuenta que los nuevos hábitos de consumo de alcohol inciden no solo a nivel social, sino en las economías de los países.

Descárgate el informe y descubre la tendencia completa

Las drogas y sus derivados se reinventan.